La salud cardiovascular empieza por la boca. Los pacientes con algún tipo de enfermedad de las encías, tienen entre un 25 y un 50 % de riesgo de padecer un trastorno cardiovascular.

Los cardiólogos y odontólogos, atribuyen esta relación a la gran cantidad de bacterias que se encuentran bajo la encía, es la enfermedad periodontal y que no dejan de ser infecciones bucales y una de las consecuencias de esta infección a nivel local puede ser el inicio de una inflamación general que puede provocar diferentes implicaciones para la salud del paciente, dependiendo de la parte del organismo sobre la que actúe.

Aunque no se dispone de una evidencia concluyente de que esta relación sea la causa, la vinculación existe.

También otra evidencia que refleja la vinculación entre salud periodontal y cardiovascular es que un inadecuado estilo de vida está en algunos trastornos periodontales, así como en el origen de ciertas enfermedades cardiovasculares, por lo que un cambio de hábitos diarios ayudaría a prevenirlas.

La Asociación Americana de Cardióloga, recomienda el cuidado de las encías como una más de las estrategias de prevención de la cardiopatía isquémica.